miércoles, 27 de octubre de 2010

Wikipedia la vidente.

Uno de mis actores españoles favoritos es Miguel Rellán. No sé muy bien por qué, pero es un tipo con el que me gustaría tomarme unas cañas y hablar de cine, teatro y literatura. Me parece inteligente, culto y amable, además de dar el perfil del clásico caballero de principios del XX.
Me puse a buscar algo sobre él, ahora que he vuelto a ver algunos episodios de Compañeros (los que me conozcan reconocerán que es un avance desde que hace unos meses me vi otra vez Un paso adelante), e inevitablemente acabé en la Wikipedia de marras. Que es el lugar de sapiencia por antonomasia quedó claro cuando alguna compañera del máster la citó en sus bibliografías, pero lo que no sabía es que además predice el futuro. Le daremos la enhorabuena e don Miguel cuando en 2020 vuelva a ganar el Luis Ciges.


"Otros
  • 2005: Premio Racimo de Valladolid por Cuentos del Burdel.
  • 2003: Premio del Festival de Cortometrajes del Mediterráneo por Revolución.
  • 2002: Premio del Festival de Cortometrajes de Cortada (Vitoria) por Revolución.
  • 1988: Premio Europa de TV por Las gallinas de Cervantes.
  • 1986: Premio Mundo Abierto por La vieja música.
  • 1982: Finalista Guía del Ocio de Cine por El crack.
Premios por su trayectoria
  • 2020: Premio Luis Ciges del Festival de Cortometrajes Islantilla Cinefórum.
  • 2001: Premio José Isbert del Festival Internacional de Cine de Comedia de Peñíscola."


(Wikipedia scripsi)

martes, 19 de octubre de 2010

El pasado llama a su puerta.

No me gusta cuando la gente decide colarse en tu vida a traición, de forma sucia y repentina, como un navajazo por la espalda en un callejón oscuro. Últimamente me he sentido bien, optimista, sin una sola nube que empañara un horizonte demasiado azul, y supongo que sólo era cuestión de tiempo esperar a que se presentara. La forma de la nube es de mujer, por supuesto.
Ojos oscuros, melena negra, y cinco años de mi vida en su haber, que acabaron de forma abrupta y sin más consecuencias cuando me cansé de tragar mierda. Lo cual, creo, me honra. Un día le eché un par de huevos, corté toda relación, borré números de móvil, eliminé contactos y decidí no volver la vista a atrás para lamentarme. Y lo cierto es que me fue bien. Me fue cojonudamente.
Cuando pude, que fue tarde, dejé que otra mujer se colara en mi vida, y aunque aquéllo tampoco funcionó, al menos soy capaz de no odiarla. Lo cierto es que la entiendo, aunque también haya desaparecido, y todavía la quiero en cierto modo. Y ahora, con un océano de por medio, me encuentro felizmente acompañado, hablando en lenguas bárbaras y rodeado de gente que tiene una tendencia malsana a freírlo todo.
En esta calma envidiable es en la que se ha producido la pequeña turbulencia, que en otros momentos de mi vida hubiera sido un auténtico tornado. Casi siete meses después -o quizás un año, no lo recuerdo-, esa mujer se ha dado cuenta de que no quiero ser su amigo y de que la he eliminado de una red social: le entristece ver que la rechazo como amiga, dice. Que utilice la expresión "rechazo" no debe ser casual, aunque dudo que se imagine lo que para mí significó en su momento. De todas formas, el rechazo le parece "curioso", y éso a mí sí que no me entra en la cabeza.
A mí me parece lo más natural del mundo, tal y cómo acabaron las cosas. No fue bonito ni fácil, pero supongo que es peor sentirse como una mierda y como un juguete en manos de una cría caprichosa, que sólo jugaba con uno cuando se aburría o no tenía otro perro que le ladrase, como la Princesa de la canción de Sabina. Y si no me equivoco, tal es la situación ahora mismo.
Igual que me parece una puñalada trapera el tono de la despedida -"Saludos de todos modos Pablo"-, que aún consigue hacerme sentir un poco incómodo, porque la verdad es que a lo largo de este tiempo me he enterado de su vida, aún cuando no quería hacerlo, a través de otras personas.
Pero en último lugar, lo que más me duele es que sé que es una de las mujeres a las que más he querido, y ahora me doy cuenta de ya no me importa nada, porque todo caduca. Hasta las personas.

sábado, 9 de octubre de 2010

Paradise Land.

"After a while, after big doses of the Times and the Examiner, you too will whoop it up for the sunny south. You'll eat hamburgers year after year and live in dusty, vermin-infested apartments and hotels, but every morning you'll see the mighty sun, the eternal blue of the sky, and the streets will be full of sleek women you'll never possess, and the hot semi-tropical nights will reek of romance you'll never have, but you'll still be in paradise, boys, in the land of sunshine."

Ask the dust, John Fante (1909-1983)

miércoles, 6 de octubre de 2010

Confesiones (II).

Hace tiempo tuve una relación amorosa apasionante, pero me di cuenta de que se había ido a tomar por saco cuando ella entró en el baño a lavarse los dientes y yo, sentado en el retrete, ni siquiera levanté los ojos de la Playboy para mirarla.

viernes, 1 de octubre de 2010

De 9 a 2.

Es el horario de la Oficina de Relaciones Exteriores de la Universidad de Santiago. Sé que faltan 6 minutos, y que siendo funcionarios nadie va a regalarle un minuto más a la administración de los que le corresponden por derecho y por salario. Sin embargo, he de decir que no es la primera vez que acudo a la casa de Jimena y  Elisa Fernández de la Vega y me encuentro a los PAS fumando en la puerta en estricto horario de atención al público. Cosas veredes, amigo Sancho, que harán fablar las piedras.
La ORE me ha tocado las narices considerablemente en el último curso académico. Siendo egoísta y un poco gilipollas, maldigo el día en el que el amigo Llenderrozos me convenció para responder a una convocatoria de becas para países de habla inglesa. Yo, que soy inocente cual angelote de Rosso Fiorentino, cubrí los papelorios virtuales ya que cumplía todos los requisitos: ser alumno de último año de licenciatura o de máster (ecomi), tener un buen expediente académico (válgame la modestia) y ganas de ponerme el mundo por montera e irme a vivir a Yankilandia, que eso viste mucho en el curriculum.
Me la dieron, para mi mayor tormento y para mi mayor disfrute. El problema es que yo estaba matriculado en un máster en el momento de pedir la beca, y dicho máster es mixto, ya que lo comparten los departamentos de Historia del Arte, Historia y Filología. Gran casino para la administración, que me seleccionó como candidato y que no sabe ahora cómo clasificarme. Como el máster este año estuvo coordinado por el departamento de Folología, para la administradora de la Facultad de Geografía e Historia yo soy un alumno de Filología y no de esta santa casa en la que he pasado 5 años. Estúpido, lo sé de sobra.
Para los de Filología no pinto nada, ya que mi tesina y proyecto de tesis están inscritos en la Facultad de Georgafía e Historia, y el máster, desde que defendí el TFM delante del tribunal, ha pasado a mejor vida y consta como una marca más en mi cinturón académico. Por otra parte, mi directora de tesis se lava las manos -con razón justísima- ya que los problemas burocráticos no le competen en absoluto, aunque su doctorando se encuentre más perdido que un hijo de puta en el día del padre.
Pedí consejo durante un mes y medio a los señores funcionarios de la ORE, y más o menos terminaron por decirme que todo estaba bien siempre y cuando me matriculara en un máster o en la etapa de tesis a tiempo para considerarme alumno de la USC. Yo, inocente, pregunté si no era suficiente con la tesina, ya que el proyecto había sido presentado en el decanato y aprobado por Junta de Facultad contando con el visto bueno del Rectorado. Como la matrícula de la tesina no se paga hasta que ésta está escrita los de la ORE no lo juzgaron suficientemente factible. Más vale pájaro en mano...
Así que de momento aquí me hallo, en EEUU, con el proyecto de tesis presentado pero sin saber nada porque la coordinadora del programa de doctorado no me ha contestado al email; sin saber la respuesta del jefe de la ORE, ya que en estos casos las consultas se van pasando de mostrador en mostrador y de despacho en despacho hasta que acaban en un cuarto oscuro; y sin saber a qué departamento pertenezco o estoy matriculado, ya que para la administración que gestiona los asuntos de la USC carece de sentido su propio sistema burocrático.
Y así funcionan las cosas, renqueando y tirando para adelante como malamente pueden, porque esto es un cachondeo en un país de pandereta que no lo podría arreglar ni la madre que lo parió.