lunes, 6 de junio de 2011

Cambio de aires.

Nuevo idioma, nuevo país, nuevo continente, vida conyugal (bueno, no, pero...), búsqueda de trabajo, firma un contrato, nueva casa, nuevo sistema de transportes, nueva moneda, viejos problemas con los estudios, los amigos de siempre, nueva cultura, nueva gastronomía, el mismo sistema de beber con la gente hasta altas horas de la mañana en bares y terrazas, nuevas delicatessen de puesto callejero, nuevo mercado abarrotado, nuevos centros comerciales de lujo, los mismos taxistas que te toman por pardillo y te dan una vuelta considerable, las mismas tentaciones, nuevas ganas de intentar cosas nuevas, nuevo sentimiento de pánico al darme cuenta de que salté al vacío y estoy haciendo mi vida, y luego, la ilusión de siempre confiando en que de una relación como esta tiene que salir algo muy bueno.

사랑해요