viernes, 10 de junio de 2011

Desde el país de la calma matutina.


Vale, estoy instalado completamente. Tengo casa con un baño, un escritorio, una cama... incluso ya tengo un set de palillos y cuchara, leche en la nevera y un par de vasos. Lo que me falta ahora -y lo que me pondré a buscar de forma obsesiva- es un trabajo que asegure mi presencia aquí al menos durante un par de años. Pero, ¿quién sabe? Como decía e gran Antonio Molina, "el futuro es muy oscuro, el futuro es muy oscuro, ayyyyyyy". Lo de "trabajando en el carbón" me lo callo, porque no creo que sea el caso.
Tenía razón mi amigo Óscar, que decía que estaba un poco triste pero que bueno, tampoco me venía a Corea a picar piedra o a meterme en una mina. Ni a coser balones de Nike o a plantar arroz, que es el equivalente en el que todos pensamos. De momento tengo confianza, mañana hago mi prueba de nivel de coreano para saber en qué nivel me ponen -eso se lo podía decir yo sin necesidad de pruebas- y hoy creo que toca cena y cine.
En cuanto a mi casa: está cerca de la cima de una colina -en eso Seúl se parece a Roma, pero tiene más de 7- en la que hay un parque. La zona es tranquila, y se me va a poner un culo duro como una piedra de subir la cuesta y los 5 tramos de escaleras que separan mi edificio de la calle. Está en una zona llena de cafés y restaurantes, cerca de una universidad y a 5 minutos a pie de la casa de mi novia. Es decir, un chollo.
Mis caseros son un matrimonio mayor. Ella no sé lo que hace, pero de momento es a la única que conozco. Vino a firmar el contrato y mandó arreglar en el mismo día la puerta del baño, que estaba suelta. En el mismo día no, a las 2 horas. Eficiencia asiática. El marido es un profesor jubilado de literatura francesa que ahora se dedica a hacer traducciones, para pasar el rato.
Y de momento nada más. Mañana, cuando vean que sólo puedo decir "hola", "quiero un espresso" y "gracias" decidirán ponerme en el nivel más ínfimo y a partir de ahí ya iré contando.

안녕하세요!

3 comentarios:

barbarabc dijo...

You can also say cucumber :)

Love and miss you both.

Pablo Ordás dijo...

Ooooooooooooiiiiiiiiiiii!
;-)

Mano dijo...

A ver canto tardas en deixar o café e pasarte ao Té! ;)